Curiosidades sobre las alfombras persas

Curiosidades sobre las alfombras persas y orientales

Desde hace siglos hay una pieza de decoración que ha subsistido a la multitud de cambios y transformaciones producidos en el mundo del interiorismo de viviendas: la alfombra persa. Con el tiempo muchas de estas alfombras han pasado de ser meros objetos de ornamento para convertirse en valiosísimas obras de arte, dándole un caché especial a sus afortunados poseedores.

A continuación vamos a mostraros algunas de las singularidades de estos interesantes objetos.

Un poco de historia sobre las alfombras orientales...

No se puede decir con precisión desde cuándo existen las alfombras persas, ya que los materiales con los que están hechas se degradan con el tiempo, pero se tiene la certeza de que superarían los 5000 años de antigüedad.

Imprescindibles en la cultura persa, las alfombras tenían una función meramente práctica en sus inicios, siendo su principal función la protección frente al frío invierno. Con los años su confección se convirtió en todo un arte.

La primera alfombra conocida

En el año 1947 se encontró en unas excavaciones de Siberia la que actualmente está considerada la alfombra más antigua conocida. Se trata de la alfombra Pazyryk, cuyo nombre proviene del lugar donde fue encontrada, el valle de Pazyryk. Esta antigüedad, de colores rojizos con dibujos que simbolizan los jinetes nómadas de las estepas, se exhibe actualmente en el museo Hermitage de San Petersburgo, en Rusia.

La alfombra más grande del mundo

¿Puedes imaginarte una alfombra igual de grande que un campo de fútbol o de rugby? Pues existe. Con unas dimensiones de 6000 metros cuadrados y un peso de 35 toneladas, la alfombra Qasr al-Alam es la más grande del mundo. Fue tejida a mano y se tardó más de un año y medio en fabricarla. El coste de esta colosal alfombra fue también de dimensiones astronómicas, siendo superior a los cuatro millones de euros.

 

Las alfombras más caras del mundo

Como todos los bienes de lujo, siempre hay algunos que alcanzan cifras muy cuantiosas, y las alfombras persas no son una excepción.

La alfombra Perla de Baroda se puso a la cabeza de las alfombras más caras del mundo cuando fue vendida en 2009 por valor de 5 millones de euros. Su lujo es extremo, ya que se utilizaron incrustaciones de piedras preciosas en su confección.

Un año más tarde, en 2010, esta alfombra cedió su trono a la Alfombra Kirian Vase, la cual fue vendida por más de 8,5 millones de euros.

Pero la alfombra que actualmente se lleva el premio a la más cara del mundo es la alfombra Clara Sikle-Leaf, que fue subastada en el año 2013 y alcanzó la mareante cifra de ¡30,5 millones de euros!

La alfombra más famosa del mundo

Me atrevería a decir que la alfombra más famosa del mundo es la alfombra voladora de la famosa película de Disney Aladdin. Pero, dejando un lado la ficción, aun habiendo diferentes opiniones al respecto, la alfombra Ardabil tiene el honor de ser considerada la alfombra persa “real” más famosa del mundo, siendo también de las más copiadas del planeta.

Actualmente se exhibe en el Victoria and Albert Museum de Londres. Originariamente se fabricaron dos, la segunda se encuentra en Los Angeles County Museum, aunque está más deteriorada y se cree que algunas de sus partes se utilizaron para reparar la de Londres.